laicismo.org El Observatorio de la Laicidad
Por un estado laico, por la libertad de conciencia
Hazte socio de Europa Laica

La asociación: Europa Laica

Blasfemia, libertad de expresión, y el racionalismo: Una entrevista con Sanal Edamaruku

// El observatorio del laicismo

Blasfemia, libertad de expresión, y el racionalismo: Una entrevista con Sanal Edamaruku

Documento con fecha viernes, 22 de febrero de 2013. Publicado el viernes, 22 de febrero de 2013.
Escrito por: Ryan Shaffer.Fuente: The Humanist.

El artículo original en inglés puede leerse tras la traducción automática:

La edición de marzo / abril de la revista estadounidense The Humanist acaba de salir de una larga entrevista con Sanal Edamaruku. Conversación con Sanal del  historiador y escritor Shaffer Ryan, sobre su pasado, su infancia, su padre racionalista, sus intereses académicos y las influencias intelectuales, sobre su trabajo y el éxito en la India, la religión y el Estado, el caso actual, la draconiana ley sobre la blasfemia y sobre el futuro.

Entrevista realizada por: Ryan Shaffer
Sanal Edamaruku   es un autor de renombre mundial y racionalista enfrenta actualmente a una pena máxima de tres años de prisión, además de multas por criticar a la Iglesia Católica. Como presidente de la Asociación Racionalista de la India, es un fijo en la televisión india, donde ofrece una visión escéptica acerca de supuestos milagros y reclamos paranormales. En 2012 Edamaruku investigado lo que se llama un milagro: un crucifijo goteo de agua en Nuestra Señora de Velankanni Iglesia en Mumbai. Pronto descubrió el goteo fue causada en realidad por el agua se filtre a través de la pared hacia el crucifijo. Edamaruku informó de sus resultados en TV-9 y criticó a la Iglesia Católica para "crear" el milagro llamado y ser "anti-ciencia." En respuesta, la Iglesia exigió una disculpa y sus partidarios presentaron quejas oficiales contra Edamaruku. Fue acusado de violar 295 (a) del Código Penal de la India, también conocida como la "ley sobre la blasfemia", que prohíbe "actos deliberados y maliciosos, destinados a ultrajar los sentimientos religiosos o de cualquier clase por insultar su religión o sus creencias religiosas." Su abogados sostienen que la ley atenta contra la libertad de expresión y están solicitando a los tribunales declarar la ley inconstitucional. Mientras tanto, se le negó la libertad bajo fianza y huyó a Europa. En esta entrevista habla de su trabajo, su familia, los cargos penales, y los peligros de la "ley sobre la blasfemia".

La   Humanista:   Cuéntanos un poco acerca de sus antecedentes.

Sanal Edamaruku:   Nací en Kerala, India, y vivió allí hasta que llegué a Delhi a finales de 1970 para estudiar en la Universidad Jawaharlal Nehru. Mis padres eran racionalistas que vinieron de diferentes religiones; mi padre, Joseph Edamaruku, provenía de una familia cristiana siria. Uno de sus tíos era obispo. Mi madre, Soley Edamaruku, provenía de una familia hindú. Mis padres son de pueblo Edamaruku y adoptó el nombre de la aldea como su apellido. Debido a que ambos procedían de familias religiosas, la joven pareja se enfrentó a una gran cantidad de problemas y peligros cuando decidieron casarse. Los acontecimientos alrededor de mi nacimiento eran algo así como una prueba de fuego para su compromiso el uno al otro y al racionalismo. Cuando mi madre estaba embarazada de nueve meses, fueron invitados a la casa de los padres de mi padre "para el nacimiento. Se quedaron allí en paz durante algún tiempo. Pero el día en que mi madre se puso de parto y mi padre estaba fuera de la casa, la familia de repente trató de obligarla a convertirse al cristianismo. Esa noche, mis padres tomaron la decisión difícil salir. Anduvieron perdidos, mi madre está de parto-a través de una noche de lluvia sin saber a dónde ir. Nací en la madrugada a la intemperie y la lluvia antes de que pudieran llegar a la casa de mis abuelos maternos.

La   Humanista:   ¡Qué viva (y extrañamente familiar) principio! ¿Cuál fue tu infancia a partir de ahí?

Edamaruku:   Mi infancia fue muy colorido. A una edad temprana, me involucré en la música tradicional de Kerala, teatro danza, y el mundo de la mitología. Durante muchos años, he estudiado y realizado Kathakali (la clásica de la India muy estilizada danza-teatro) con gran entusiasmo y éxito. Yo también era un apasionado lector, haciendo mi camino a través de diversa biblioteca de mi padre, y tuve la suerte de conocer a los grandes pensadores, escritores y reformadores sociales de la época, ya que nuestra casa era un punto de encuentro y un lugar para discusiones intensas.

A pesar de que creció sin dioses o de adoctrinamiento religioso, no fue presionado en el racionalismo tampoco. Mis padres querían que yo tuviera todas las opciones y tomar mi propia decisión, lo que hice a la edad de quince años. Fue provocada por un acontecimiento dramático. Había una mujer joven en nuestro vecindario llamado Susan que era un atleta aclamado a nivel nacional y que luego desarrollaron cáncer de la sangre. Su familia profundamente religiosa no permitía ningún tipo de tratamiento médico, pero trató de "curarla" con oraciones mientras nos vio morir sin poder hacer nada. Su muerte me conmovió profundamente y finalmente me hizo un racionalista activo. Poco después, fundé una organización estudiantil racionalista y lanzó campañas contra la superstición.

La   Humanista:   ¿Cuáles fueron sus intereses académicos creciendo? ¿Cuáles son algunas de sus influencias intelectuales?

Edamaruku:   Siempre estuve interesado en comprender y explicar cómo funcionan las cosas y cómo se han conectado. Siempre tuve confianza en que la ciencia lo explicaría todo-si no hoy, entonces mañana. Yo estaba muy interesado en la historia y estudió ciencias políticas en la Universidad de Kerala y la política internacional en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi. Entre las importantes influencias intelectuales en mis años jóvenes eran Jawaharlal Nehru, Rabindranath Tagore, y Periyar EV Ramaswamy, así como Robert G. Ingersoll, McCabe Joseph, Lewis Henry Morgan, William Winwood Reade, HG Wells, Charles Bradlaugh, y Bertrand Russell.

La   Humanista:   Su padre fue excomulgado de la Iglesia Católica para escribir el libro,   Jesucristo es un hombre. ¿Por qué?

Edamaruku:   Una vez que mi padre dejó de pensar críticamente acerca de la Biblia, comenzó poco a poco a refutar las enseñanzas cristianas y escribió el libro. Cuando él distribuyó las primeras copias hechas a mano de   Jesucristo es un hombre, él despertó un avispero. Su tío era obispo, después de todo, y mi padre era vista como una mancha en la reputación de la familia ortodoxa. Los miembros de su familia exigieron que se disculpara, pero él se negó. Luego trataron de conseguir lo asesinaron, lo que le obligó a huir. Un erudito hindú le dio asilo y le permitió vivir en su enorme biblioteca, donde mi padre se encontró con el   Completar las obras de Robert Green Ingersoll.

La   Humanis t:   Su padre fue detenido en varias ocasiones. ¿Por qué se convirtió en un objetivo?

Edamaruku: En 1970 mi padre había logrado comprar una pequeña imprenta, y fue arrestado en medio de los preparativos para volver a publicar su libro polémico. Algunos cargos sin sentido fueron utilizados como un pretexto para la detención: ". Radical" que conocía a una persona que ha sido acusada de ser la policía sostuvo mi padre durante varios días y lo torturaron brutalmente, amenazándolo con romperle los dedos para que no lo haría ser capaz de escribir de nuevo. Luego quemó el manuscrito de su libro y se llevaron a la imprenta.

En 1975 mi padre fue arrestado por segunda vez. Fue durante el estado de emergencia en la India, y al principio parecía que su detención estaba relacionada con su trabajo como editor de un periódico. Pero él era el único periodista en Kerala quien fue detenido durante ese tiempo. En realidad tenía que ver con su primera detención, después de que mi padre escribió un libro exponiendo a los oficiales que lo habían torturado. Fue puesto en libertad sólo después de que el ministro jefe de Kerala intervenido. Algunos de los oficiales de policía fueron sancionados después.

La   Humanista: En cuanto a sus propias actividades, una de las cosas que hace es visitar las zonas rurales y fomentar el escepticismo de los gurús, "hacedores de milagros", y los líderes espirituales conocidos colectivamente como hombres-dios en la India. ¿Ha tenido éxito en la enseñanza del pensamiento crítico?

Edamaruku:   Nuestras campañas pueblo tienen mucho éxito. Una de las técnicas que hemos desarrollado para romper el hechizo de la superstición es lo que llamamos Realidad Teatro racionalista. Creamos una ilusión de los poderes sobrenaturales de un dios-hombre en el trabajo, entonces tomamos la audiencia por sorpresa al exponer los trucos detrás de los Muchos sienten espontáneamente aliviado y reír antes de que noten que hay un problema "milagros.": Su repentina comprensión de la ausencia de lo sobrenatural está contradiciendo sus fuerzas acorazadas, agobiados por el miedo creencias. Pero con un poco de aliento, puede ser fructífero y abierto sus mentes, lo que les permite empezar a cuestionar la "incuestionable." Por supuesto, hay personas que tienen demasiado miedo para salir de sus prisiones mentales. Hay que tener en cuenta que hay muchas fuerzas en el otro lado que trabajan activamente y sin descanso contra la razón.

En general, sin embargo, una vez activado, el pensamiento crítico se multiplica. Esto es especialmente cierto para los televidentes de todas las clases sociales que experimentan simultáneamente un destello de razón en sus hogares. Hace algunos años se informó de que, después de una de las apariciones mi televisor, un autobús de la mañana en Mumbai tuvo que parar debido a que el conductor se asustó cuando más de un centenar de pasajeros cayó en una apasionada discusión sobre el programa de la noche anterior, en la que un tántrico hindú había tratado de matarme con mantras.

La   Humanista:   ¿Qué ocurrió exactamente en la serie?

Edamaruku:   El programa se inició con un político supersticioso alegando que sus enemigos políticos estaban usando poderes tántricos para causar daño a ella. TV tántrico Pandit Surinder Sharma, que fue mi oponente en la discusión, aprovechó la oportunidad para presumir que con sus supuestos poderes que podía matar a cualquier persona dentro de los tres minutos sólo mediante el canto de mantras especiales. Yo me ofrecí espontáneamente como un sujeto de prueba y Sharma acuerdo con vacilación. No pasó nada después de tres minutos. En la demanda el tántrico, el espectáculo se continuaron durante la noche bajo el cielo abierto, donde realizó su ritual gran destrucción en mi contra. No sólo cantar mantras, abrió su bolsa de trucos especiales para hacerme perder el equilibrio, que incluyó blandiendo un cuchillo delante de mi cara. Después de horas el ancla declarado oficialmente Sharma un fracaso. Se veía deprimido, pero todavía insistía en que yo iba a morir al día siguiente, o al menos en una semana. Creo que debe haber sido utilizado para desmayarse de miedo cuando la gente cantaba sus mantras y fue lanzado realmente por lo que estaba pasando, hasta cierto punto, debe haber creído que tenía poderes especiales.

La   Humanista:   ¿Alguna vez has oído un gurú admitir que estaba equivocado o que él o ella no puede tener poderes especiales?

Edamaruku:   No, y es poco probable que suceda siempre, sería un suicidio personal, social y profesional. Después de todo, ¿cuál es el futuro de un hombre santo que admite que no es santo? Hay miles de hombres y mujeres santos de la India que son, por un lado, los profesionales inteligentes que saben que están traicionando a los ingenuos y, por el otro lado, algunos son psicópatas hasta cierto punto que creen sus propias reivindicaciones. Esta mezcla parece ser el secreto de la operación. ¿Qué podemos hacer con esta gente? Yo no tengo mucha esperanza en la educación de ellos. Pero hay que disuadir a los jóvenes de seguir sus pasos.

La   Humanis t:   Usted ha sido acusado de blasfemia bajo la Sección 295 (a) del Código Penal de la India, lo que hace que sea ilegal "sentimientos religiosos indignación de cualquier clase por insultar a sus creencias religiosas o religión." ¿Puedes hablar sobre los orígenes de esta ley?

Edamaruku:   Leyes indias contra la blasfemia son reliquias de la legislación colonial y tienen una larga historia de abuso. En las décadas posteriores a la independencia, han sido utilizados regularmente a los intelectuales hound y el silencio y artistas que cuestionan las creencias religiosas. Lo que es peligroso es que cualquiera puede lanzar una denuncia contra quien quiera por violar sus sentimientos religiosos. Y sobre la base de una denuncia, la policía puede arrestar y detener al sospechoso hasta que se haya absuelto por un tribunal de justicia, lo que puede llevar años. Así que el verdadero peligro no es tanto la sentencia como el pre-juicio "castigo".

La   Humanista:   ¿Alguien ha tenido éxito declarado culpable bajo 295 (a) desde la independencia?

Edamaruku:   Sí, ha habido muchas condenas. Tome el famoso caso contra EV Ramaswami Naicker, un líder político y racionalista de Tamil Nadu. Después de haber sido absuelto por los tribunales inferiores, que fue condenado finalmente por la Corte Suprema porque se rompió un ídolo de arcilla de Ganesh (dios hindú) en 1958. Hay casos recientes, así, y muchos libros han sido prohibidos por la blasfemia, la más famosa de Salman Rushdie   Los versos satánicos.

La   Humanista:   En marzo de 2012 se investigó un crucifijo que estaba goteando en Nuestra Señora de Velankanni iglesia en Mumbai, y que ha identificado la fuente del goteo como resultado de un drenaje obstruido. ¿El conflicto iglesia que era la fuente del agua?

Edamaruku:   Se rechazó airadamente los hechos sin estar dispuestos a tener una mirada más cercana. En el programa de televisión controversial, los líderes católicos incluso cuestionado la validez científica de la acción capilar. A la vista de la documentación, que luego pareció prudente modificar su posición, haciendo caso omiso de los hechos y la personalización como un arma política.

La   Humanista:   ¿El Vaticano en Roma hecho ninguna declaración al respecto?

Edamaruku:   El Vaticano guarda silencio a pesar de que más de 10.000 firmantes de los derechos humanos con sede en Londres petición, algunos de ellos personalidades, han destacado exigió una aclaración del Vaticano y de la Iglesia Católica de la India. Sin embargo, el obispo auxiliar de Mumbai hizo declaraciones oficiales en la prensa diciendo que él públicamente "se regocijaron" y elogió a los "valientes" líderes laicos católicos que habían presentado denuncias contra la policía en mi contra.

La   Humanista:   ¿Por qué la policía allanar su casa a principios de julio? ¿Se esperaba esto?

Edamaruku:   A partir de abril, recibí llamadas telefónicas normales por la noche de un agente en una estación de policía de Mumbai que me presionó para llegar a Mumbai para hacer frente a la detención. Se negó a dar detalles sobre el caso en mi contra. Extrañamente, nunca había recibido ninguna notificación por escrito, así que no tuve la oportunidad de presentar una respuesta. De acuerdo con la policía, no había necesidad de una respuesta, ya que tenía órdenes de detener a mí en ninguna circunstancia. Francamente, yo no tomaba muy en serio esas llamadas. Fue sólo cuando el aumento de la presión y la gente los medios de comunicación confirmaron que había visto el escrito de acusación que me dediqué a mi abogado. Sin embargo, no esperaba realmente que podía ser arrestado. Parecía demasiado absurdo.

La   Humanista:   ¿Cuál es el estado actual de la causa?

Edamaruku:   El juicio aún no ha comenzado, y los tribunales Delhi y Mumbai altos han rechazado por razones técnicas que me concediera la libertad bajo fianza anticipada. He recibido ninguna invitación para dar mi declaración. Por supuesto, en este caso toda la prueba es pública. El "corpus delicti" es el programa de TV en YouTube. Cuando el juicio se abre, queremos ver a los representantes de la Conferencia Episcopal de India en el banquillo de los testigos. Puede llegar a ser un hecho histórico interesante.

La   Humanista:   Aplicación de la ley en la India ha sido objeto de escrutinio recientemente a raíz de la violación en grupo y la muerte de un joven estudiante en un autobús de Delhi. La policía fue criticada por su lenta respuesta y la investigación inadecuada, y se han hecho llamamientos para la reforma. Mientras tanto, la policía de Delhi han utilizado recursos del gobierno para que investigue, cargos, y han hecho varias visitas a su casa. Teniendo en cuenta su propia experiencia con la policía y los tribunales de la India, ¿crees que la policía tiene que ser reformada?

Edamaruku:   Hay una necesidad urgente de reformar el funcionamiento de la policía y la policía de la India. Cuando hay presión de intereses políticos o religiosos de gran alcance, la acción policial es inusualmente apresurada y sin sentido. En mi caso, la policía colabora con los fanáticos y los fanáticos religiosos para investigar y hostigar a mí para exponer un milagro hecho en casa, por decir algunos hechos históricos bien conocidos, y para el uso de mis facultades de investigación crítica.

Poder desenfrenado dado a la policía para hacer cumplir la ley sobre la blasfemia indio no es adecuado para un país que respeta los derechos humanos. Seguimiento adecuado de funcionamiento y control de la policía por un cuerpo más sabio en casos como este son necesarios. Al mismo tiempo, es triste cuando la policía se encuentran inactivas en la lucha contra los verdaderos delitos y violaciones de derechos humanos en la India, como ocurrió en los casos notorios recientes.

La   Humanista:   Si el gobierno tiene un papel en la protección de la religión en la India, que ha padecido conflictos religiosos en toda su historia?

Edamaruku:   El gobierno tiene el deber de proteger a los ciudadanos religiosos y no religiosos, pero no la religión. La religión es un asunto privado.

La historia muestra que la mayoría de personas en la India están dispuestos a tolerar las religiones de los demás, para vivir y trabajar juntos en paz. Pero los conflictos religiosos siempre han sido creadas para jugar a la política, y no hay una firme voluntad política para poner fin a este viejo juego de los políticos de todos los partidos prefieren cosechar sus frutos. En resumen, la ley sobre la blasfemia alienta el abuso. Incluso ofrece una cobertura legal para los delitos contra la Constitución de la India, la Sección 51A de la que dice: "Será el deber de todo ciudadano de la India ... (h) para desarrollar el genio científico, el humanismo y el espíritu de investigación y reforma". Nuestro objetivo en la Asociación Racionalista India es alentar y apoyar a las personas para cumplir con este deber mismo, y es exactamente lo que hice en Mumbai.

La   Humanista:   ¿Qué se puede esperar de usted en el futuro? Los próximos eventos o publicaciones?

Edamaruku:   Estoy a la espera de volver a la India y continuar con mi trabajo. Gracias a la comunicación moderna, yo soy capaz de mantener un estrecho contacto con mis colegas racionalistas y guiar a sus numerosas obras desde aquí. Hay una nueva conciencia de la fuerza y el enfoque creciente en el movimiento después del ataque contra mí. Creo que es un desarrollo muy positivo. Mientras tanto estoy trabajando en dos libros, y he tenido la oportunidad de dar clases y tener reuniones fructíferas con los racionalistas, humanistas, escépticos, librepensadores y ateos de toda Europa. Espero que estos meses de intensa cooperación son una etapa de formación para grandes cosas nuevas por venir. 

Ryan Shaffer   es un historiador y escritor. Actualmente es estudiante de doctorado en el Departamento de Historia de la Stony Brook University.

Tiempo Real - De la Física y Otras blasfemias

El 20 de febrero, Tiempo real, la más grande de América Latina red de televisión, ha emitido una entrevista con Sanal sobre la situación en la India, su obra racionalista y el caso de blasfemia en su contra. Lo puedes ver aquí.

Blasphemy, Free Speech, and Rationalism: An Interview with Sanal Edamaruku

The March/April issue of the American magazine The Humanist is just out with a long interview with Sanal Edamaruku. Sanal talks to the historian and writer Ryan Shaffer about his background, his childhood, his rationalist father, his academic interests and intellectual influences, about his work and success in India, about religion and state, the ongoing case, the draconic blasphemy law and about the future. 

 Interview by: Ryan Shaffer
Sanal Edamaruku is a world-renowned author and rationalist currently facing a maximum sentence of three years in prison plus fines for criticizing the Catholic Church. As president of the Indian Rationalist Association, he is a fixture on Indian television where he provides a skeptical view about alleged miracles and paranormal claims. In 2012 Edamaruku investigated what was being called a miracle: a crucifix dripping water at Our Lady of Velankanni Church in Mumbai. He quickly discovered the dripping was actually caused by water seeping through the wall onto the crucifix. Edamaruku reported his results on TV-9 and criticized the Catholic Church for “creating” the so-called miracle and being “anti-science.” In response, the church demanded an apology and its supporters filed official complaints against Edamaruku. He was charged with violating 295(a) of the Indian Penal Code, also known as the “blasphemy law,” which prohibits “deliberate and malicious acts, intended to outrage religious feelings or any class by insulting its religion or religious beliefs.” His lawyers are arguing that the law infringes on free speech and are requesting the courts declare the law unconstitutional. Meanwhile, he was refused bail and fled to Europe. In this interview he speaks about his work, his family, the criminal charges, and the dangers of the “blasphemy law.”

The Humanist: Tell us a little about your background.

Sanal Edamaruku: I was born in Kerala, India, and lived there until I came to Delhi in the late 1970s to study at Jawaharlal Nehru University. My parents were rationalists who came from different religious backgrounds; my father, Joseph Edamaruku, came from a Syrian Christian family. One of his uncles was a bishop. My mother, Soley Edamaruku, came from a Hindu family. Both my parents are from Edamaruku village and adopted the village name as their surname. Because they both came from religious families, the young couple faced a lot of problems and dangers when they decided to marry. The events around my birth were something like an acid test for their commitment to each other and to rationalism. When my mother was nine months pregnant, they were invited to my father’s parents’ house for the birth. They stayed there peacefully for some time. But the day my mother went into labor and my father happened to be out of the house, the family suddenly tried to force her to convert to Christianity. That night my parents made the hard decision to leave. They wandered—my mother travailing—through a rainy night not knowing where to go. I was born in the early morning hours under the open sky and rain before they could reach my maternal grandparents’ house.

The Humanist: What a vivid (and oddly familiar) beginning! What was your childhood like from there?

Edamaruku: My childhood was very colorful. At an early age, I became involved in traditional Kerala music, dance theater, and the world of mythology. Over many years, I studied and performed Kathakali (the highly stylized classical Indian dance-drama) with great enthusiasm—and success. I was also a passionate reader, making my way through my father’s diverse library, and was lucky to get acquainted with great thinkers, writers, and social reformers of that time, as our house was a meeting point and a place for intense discussions.

Though I grew up without gods or religious indoctrination, I wasn’t pressed into rationalism either. My parents wanted me to have every option and make my own decision, which I did at the age of fifteen. It was triggered by a dramatic event. There was a young woman in our neighborhood named Susan who was a nationally acclaimed athlete and who later developed blood cancer. Her deeply religious family did not allow any medical treatment but tried to “cure” her with prayers while we helplessly watched her die. Her death shook me deeply—and finally made me an active rationalist. Soon after, I founded a rationalist student organization and launched anti-superstition campaigns.

The Humanist: What were your academic interests growing up? Who are some of your intellectual influences?

Edamaruku: I was always interested in understanding and explaining how things worked and how they were connected. I was always confident that science would explain everything—if not today, then tomorrow. I was very interested in history and studied political science at the University of Kerala and international politics at the School for International Relations at Delhi’s Jawaharlal Nehru University. Among the important intellectual influences in my young years were Jawaharlal Nehru, Rabindranath Tagore, and Periyar E.V. Ramaswamy, as well as Robert G. Ingersoll, Joseph McCabe, Lewis Henry Morgan, William Winwood Reade, H.G. Wells, Charles Bradlaugh, and Bertrand Russell.

The Humanist: Your father was excommunicated from the Catholic Church for writing the book, Jesus Christ a Man. Why?

Edamaruku: Once my father allowed himself to think critically about the Bible, he began step by step to confute Christian teachings and wrote the book. When he distributed the first handmade copies of Jesus Christ a Man, he stirred up a hornet’s nest. His uncle was a bishop, after all, and my father was seen as a stain on the family’s orthodox reputation. Members of his family demanded that he apologize, but he refused. Then they tried to get him assassinated, forcing him to flee. A Hindu scholar gave him asylum and allowed him to live in his huge library, where my father came upon the Complete Works of Robert Green Ingersoll.

The Humanist: Your father was arrested on several occasions. Why did he become a target?

Edamaruku: In 1970 my father had managed to buy a small printing press, and was arrested in the midst of preparations for republishing his controversial book. Some meaningless charges were used as a pretext for the arrest: he knew a person who was accused of being a “radical.” The police held my father for several days and tortured him brutally, threatening to break his fingers so that he wouldn’t be able to write again. Then they burnt the manuscript of his book and took away the printing press.

In 1975 my father was arrested for the second time. It was during the Emergency rule in India, and at first it seemed his arrest was connected with his work as the editor of a newspaper. But he was the only journalist in Kerala who was arrested during that time. It actually had to do with his first arrest, after which my father wrote a book exposing the officers who had tortured him. He was released only after the chief minister of Kerala intervened. Some of the police officers were later punished.

The Humanist: Turning to your own activities, one of the things you do is visit rural regions and encourage skepticism for the gurus, “miracle workers,” and spiritual leaders collectively known as godmen in India. Have you been successful in teaching critical thinking?

Edamaruku: Our village campaigns are very successful. One of the techniques we’ve developed to break the spell of superstition is what we call Rationalist Reality Theatre. We create an illusion of a godman’s supernatural powers at work, then we take the audience by surprise by exposing the tricks behind the “miracles.” Many feel spontaneously relieved and laugh before they notice there’s a problem: their sudden realization of the absence of supernatural forces is contradicting their ironclad, fear-burdened beliefs. But with some encouragement, it can be made fruitful and open their minds, enabling them to start questioning the “unquestionable.” Of course, there are people who are too fearful to leave their mental prisons. One has to consider that there are many forces on the other side working actively and relentlessly against reason.

Generally, though, once triggered, critical thinking multiplies. This is especially true for television viewers from all walks of life who simultaneously experience a flash of reason in their homes. Some years back it was reported that after one of my TV appearances, an early morning bus in Mumbai had to stop because the driver got afraid when more than one hundred passengers indulged in a passionate discussion about the previous night’s program, on which a Hindu tantric had tried to kill me with mantras.

The Humanist: What exactly happened on the show?

Edamaruku: The program started with a superstitious politician claiming that her political enemies were using tantric powers to inflict harm on her. TV tantric Pandit Surinder Sharma, who was my opponent in the discussion, used the opportunity to boast that with his alleged powers he could kill any person within three minutes just by chanting special mantras. I spontaneously offered myself as a test subject, and Sharma agreed hesitantly. Nothing happened after three minutes. On the tantric’s demand, the show was continued into the night under the open sky, where he performed his great destruction ritual against me. Not only did he chant mantras, he opened his bag of special tricks to make me lose my balance, which included brandishing a knife in front of my face. After hours the anchor officially declared Sharma a failure. He looked depressed, but still insisted that I was to die the next day or at least within a week. I think he must have been used to people fainting in fear when he chanted his mantras and was really thrown by what was happening; to some degree, he must have believed he had special powers.

The Humanist: Have you ever heard a guru admit he was wrong or that he or she may not have special powers?

Edamaruku: No, and it’s unlikely to ever happen; it would be personal, social, and professional suicide. After all, what is the future of a holy man who admits he’s not holy? There are thousands of holy men and women in India who are, on one hand, clever professionals who know they’re betraying the gullible; on the other hand, some are psychopaths to a certain degree who believe their own claims. This mixture seems to be the secret of the trade. What can we do with these people? I don’t have much hope in educating them. But we have to discourage young people from following in their footsteps.

The Humanist: You’ve been charged for blasphemy under Section 295(a) of the Indian Penal Code, which makes it illegal to “outrage religious feelings of any class by insulting its religion or religious beliefs.” Can you talk about the origins of this law?

Edamaruku: Indian blasphemy laws are relics of colonial legislation and have a long history of abuse. In the decades since independence, they’ve been regularly used to hound and silence intellectuals and artists who question religious beliefs. What’s dangerous is that anybody can easily launch a complaint against whomever he wants for violating his religious feelings. And on the basis of such a complaint, the police can arrest and hold the suspect until he’s acquitted by a court of law, which can take years. So the real danger isn’t so much the verdict as the pre-trial “punishment.”

The Humanist: Has anyone been successfully found guilty under 295(a) since independence?

Edamaruku: Yes, there have been many convictions. Take the famous case against E.V. Ramaswami Naicker, a rationalist leader and politician from Tamil Nadu. After being acquitted by the lower courts, he was finally convicted by the Supreme Court because he broke a clay idol of Ganesh (a Hindu god) in 1958. There are recent cases as well, and many books have been banned for blasphemy, most famously Salman Rushdie’s Satanic Verses.

The Humanist: In March 2012 you investigated a crucifix that was dripping at Our Lady of Velankanni church in Mumbai, and you identified the source of the drip as resulting from a clogged drain. Did the church dispute that this was the source of the water?

Edamaruku: They angrily refuted the facts without being ready to have a closer look. On the controversial TV program, Catholic leaders even disputed the scientific validity of capillary action. In the face of our documentation, they later found it prudent to modify their position, ignoring the facts and customizing it as a political weapon.

The Humanist: Has the Vatican in Rome made any statements about this?

Edamaruku: The Vatican keeps mum even though more than 10,000 signatories to a London-based human rights petition—some of them prominent personalities—have demanded a clarification from the Vatican as well as from the Catholic Church of India. However, the auxiliary bishop of Mumbai made official statements in the press saying that he publicly “rejoiced” and praised the “courageous” Catholic laity leaders who had filed police complaints against me.

The Humanist: Why did the police raid your home in early July? Was this expected?

Edamaruku: Starting in April, I received regular phone calls at night from one officer at a Mumbai police station who pressed me to come to Mumbai to face arrest. He refused to give details about the case against me. Strangely, I had never received any written notice, so I had no chance to file an answer. According to the police officer, there was no need for any answer, as he had orders to arrest me under any circumstances. Frankly, I didn’t take those calls very seriously. It was only when the pressure increased and media people confirmed that they’d seen the charge sheet that I engaged my lawyer. Still we didn’t really expect that I could be arrested. It seemed too absurd.

The Humanist: What’s the current status of the case?

Edamaruku: The trial has yet to begin, and the Delhi and Mumbai high courts have refused on technical grounds to grant me anticipatory bail. I’ve  received no invitation to give my statement. Of course, in this case all the proof is public. The “corpus delicti” is the TV program posted on YouTube. When the trial opens, we wish to see the representatives of the Indian Bishops’ Conference in the witness box. It may become an interesting historic event.

The Humanist: Law enforcement in India has come under scrutiny recently following the gang rape and death of a young student on a Delhi bus. The police were criticized for their slow response and inadequate investigation, and there have been calls for reform. Meanwhile, Delhi police have used government resources to investigate you, press charges, and have made multiple visits to your home. Given your own experience with the police and courts in India, do you think law enforcement needs to be reformed?

Edamaruku: There is an urgent need to reform the police functioning and law enforcement in India. When there is pressure from politically or religiously powerful interests, police action is unusually hasty and senseless. In my case, the police collaborated with the fanatics and religious zealots to investigate and harass me for exposing a homemade miracle, for telling some well-known historical facts, and for using my faculties of critical inquiry.

Unbridled power given to police to enforce the Indian blasphemy law is unsuitable for a country that respects human rights. Proper monitoring of police functioning and control by a wiser body in cases like this are necessary. At the same time, it’s sad when police are inactive in countering real crimes and violations of human rights in India, as happened in the recent notorious cases.

The Humanist: Should the government have any role in protecting religion in India, which has suffered from religious conflicts throughout its history?

Edamaruku: The government has the duty to protect religious and nonreligious citizens, but not religion. Religion is a private matter.

History shows that most people in India are ready to tolerate others’ religions, to live and work peacefully together. But religious conflicts have always been created to play politics, and there’s no strong political will to end this old game as politicians of all parties prefer to reap its fruits. In short, the blasphemy law encourages abuse. It even offers a legal cover for crimes against the Constitution of India, Section 51A of which states “It shall be the duty of every citizen of India …(h) to develop the scientific temper, humanism and the spirit of inquiry and reform.” Our aim at the Indian Rationalist Association is to encourage and support people to fulfill this very duty, and it’s exactly what I did in Mumbai.

The Humanist: What can people expect from you in the future? Any upcoming events or publications?

Edamaruku: I’m waiting to go back to India and continue my work. Thanks to modern communication, I’m able to keep in close contact with my rationalist colleagues and guide their manifold works from here. There is a new consciousness of strength and focus growing in the movement after the attack against me. I think that’s a very positive development.    In the meantime I’m working on two books, and I’ve had the opportunity to give lectures and have fruitful meetings with rationalists, humanists, skeptics, freethinkers, and atheists all over Europe. I hope these months of intense cooperation are a formation stage for great new things to come.

Ryan Shaffer is a historian and writer. He is currently a PhD candidate in the Department of History at Stony Brook University.

 Tiempo Real – De la física y otras blasfemias

On 20th February, Tiempo Real, Latin America’s biggest TV network, has broadcast an interview with Sanal about the situation in India, his rationalist work and the blasphemy case against him. You can see it here.






// Volver a la portada

// Volver arriba

Palabras clave

blasfemia racionalismo libertad de expresión iglesia católica Sanal Edamaruku

Imprimir

Imprimir Generar pdf

Compartir



Hazte socio Donaciones
Participa Agenda Contacto

Apoya nuestras campañas

Aporta tu grano de arena

FIRMA: Por una Escuela Pública Laica. ¡ Religión fuera de la escuela ! FIRMA: Por una Escuela Pública Laica. ¡ Religión fuera de la escuela !

FIRMA: Por una Escuela Pública Laica. ¡ Religión fuera de la escuela !
Apoya con tu firma la campaña POR UNA ESCUELA PÚBLICA LAICA. Religión fuera de la escuela

// ¡Apoyanos! cada grano de arena cuenta
Campaña: Que la iglesia pague el IBI Campaña: Que la iglesia pague el IBI

Campaña: Que la iglesia pague el IBI
Recogida de firmas y envío de la petición al Gobierno, al Congreso y a la Federación de Municipios y Provincias

// ¡Apoyanos! cada grano de arena cuenta
Campaña contra la financiación de las iglesias por el Estado Campaña contra la financiación de las iglesias por el Estado

Campaña contra la financiación de las iglesias por el Estado
Apoya la campaña con tu firma

// ¡Apoyanos! cada grano de arena cuenta

 

Síguenos en twitter

Síguenos en Google+


Cuaderno de Formación

Descargar pinchando en el título o la imagen


X Jornada Laicista Valencia 2014

Documentación


Pulsa para acceder a la documentación


Derecho a la apostasía


Proyecto de Ley de

Libertad de Conciencia


Junta Directiva de Europa Laica

Contactos

Europa Laica. Presidencia

Europa Laica. Comunicación

Europa Laica. Secretaría

Europa Laica. Tesorería

Europa Laica. Gestión socios

Observatorio del Laicismo

UNI Laica

Alicante Laico

Andalucía Laica

Asturias Laica

Madrid Laico

Valencia Laica

Alicante laico

--------------------------------------------

Asociaciones adheridas

Movimiento Hacia Un Estado Laico

Extremadura Laica


IX Jornada Laicista

Gijón, 19 y 20 de abril 2013

Ponencias


 


Lecturas recomendadas

Pulsa sobre la imagen para ampliar la información

Libro del mes


Propuestas de trabajo y aportaciones

Propuesta de calendario laico por

Andrés Carmona Campo

Glosario Básico de Laicismo

Miguel Fernández


Enlaces de interés

Enlaces laicistas en España

Enlaces laicistas en otros países

Asociación Internacional de Libre Pensamiento

Movimiento por una Cultura Laica en El Salvador

Coalición Argentina por un Estado Laico

Foro Cívico México Laico

One Colchones

Instituto Laico de Estudios Contemporáneos de Chile

Asociación Uruguaya de Libres Pensadores - AULP.

Otros de interés para un laicista

Más enlaces

 


Documentos seleccionados

LAICISMO

Carta Europea por la Laicidad y la Libertad de Conciencia

 

El principio de separación entre Iglesia y Estado

Laicismo, derecho y moral

El laicismo ante las creencias y la razón

Comentarios sobre la vigencia del Concordato

El laicismo y el PSOE

Los Acuerdos de la discordia

Manifiesto de Rivas

De laicos, nada

 

FINANCIACIÓN

Financiación de la iglesia católica en España 2012

Análisis de la Memoria Justificativa de Actividades de 2011 presentada por la Conferencia Episcopal Española

A propósito de la campaña de publicidad de los obispos en relación con el IRPF

Modelo de Moción IBI y otros impuestos

Ceremonias de confusión por el fisco episcopal

Inconstitucionalidad del proceso inmatriculador de la Ley Hipotecaria

VIDEOS. Jornada de Europa Laica sobre Inmatriculaciones de la iglesia católica

 

ESCUELA

Europa Laica por una Escuela Pública y Laica

Informe de Europa Laica sobre las personas que imparten religión en los centros

Documento de Europa Laica sobre el Pacto en Educación

El coste de la plaza escolar en la pública y la concertada. Desmontado un mito interesado

 

ABORTO - INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO (IVE)

Documento abierto de Europa Laica sobre la interrupción voluntaria del embarazo - aborto

Mujer, laicismo y moral

OTROS

Compromiso electoral por un Estado Laico

Papa Francisco: ¿gatopardismo o continuismo?


Algunas iniciativas laicistas

FIRMA para retirar los cargos de blasfemia contra Sanal Edamaruku

---------------------------------

Actúa: Que El Corte Inglés no colabore con "el embrión el más pequeño de los hermanos"


laicismo.org